Tecnología

Trabajadores de Amazon escuchan los sonidos que registra Alexa

Trabajadores de Amazon escuchan los sonidos que registra Alexa

Decenas de millones de personas usan a diario altavoces inteligentes para reproducir música o buscar todo tipo de información. Sin embargo, aún hay quien se resiste a invitar a estos dispositivos y a sus poderosos micrófonos a sus hogares por la preocupación de que alguien pueda estar escuchando. Algo que puede parecer sacado de una película de ciencia ficción pero que realmente ocurre. Un claro ejemplo es el de Amazon, que emplea a miles de personas en todo el mundo para ayudar a mejorar Alexa, el asistente personal de la plataforma de compra ‘on-line’, a través de sus altavoces Echo. El equipo escucha las grabaciones de voz capturadas en las casas y oficinas de los propietarios de este tipo de altavoces para después transcribir las conversaciones y volver a introducir esta información en el ‘software’. Todo ello, en un esfuerzo por eliminar las brechas de comprensión entre Alexa y el ser humano.

Según Amazon, Alexa “vive en la nube y se está volviendo más inteligente”. Pero, al igual que muchas herramientas de software creadas para mejorar a partir de la experiencia, los humanos tienen un rol importante en el proceso de aprendizaje. En este sentido, según Bloomberg, el equipo humano detrás de Alexa está formado por personas que trabajan en Boston, Costa Rica, India y Rumania, según algunas personas que han trabajado en el proyecto. Según la oficina situada en Bucarest, cada revisor analiza hasta 1.000 clips de audio por turno. El trabajo, sin embargo, es mundanal. Un trabajador de Boston dijo que extrajo datos de voz acumulados para expresiones específicas como “Taylor Swift” y los anotó para indicar que el buscador se refería al artista musical.

Pero también se recogen audios incómodos y que podrían ser usados para incriminar hechos delictivos. Dos de los trabajadores dijeron que escucharon lo que creen que fue un asalto sexual. Cuando algo así sucede, Amazon asegura que tiene procedimientos específicos, pero los trabadores explicaron que, después de solicitar orientación para tales casos, se les dijo que no era tarea de la empresa interferir. “Tomamos en serio la seguridad y privacidad de la información personal de nuestros clientes”, dijo un portavoz de Amazon en un comunicado. “Solo anotamos una muestra extremadamente pequeña de las grabaciones de voz de Alexa para mejorar la experiencia del cliente. Por ejemplo, esta información nos ayuda a entrenar a nuestros sistemas de reconocimiento de voz y lenguaje natural, para que Alexa pueda comprender mejor sus solicitudes y garantizar el servicio”, añade el texto.

Si la falta de privacidad es un tema que pueda preocupar a las personas que usan Alexa, Amazon lo tiene claro: “Los empleados no tienen acceso directo a la información que puede identificar a la persona. Toda la información se trata con alta confidencialidad”. Además, en la configuración de privacidad de Alexa, la empresa ofrece a los usuarios la opción de desactivar el uso de sus grabaciones de voz para el desarrollo de nuevas funciones. Pero, a veces puede parecer que no somos conscientes de que lo que decimos está siendo grabado. “No pensamos que otro ser humano puede estar escuchando lo que le decimos a nuestro altavoz inteligente en la intimidad de nuestro hogar”, dijo Florian Schaub, un profesor de la Universidad de Michigan que ha investigado temas de privacidad relacionados con este tipo de dispositivos. “Creo que hemos estado condicionados a la [suposición] de que estas máquinas solo están haciendo un aprendizaje mecánico, pero el hecho es que todavía hay procesamiento manual involucrado”, añade el profesor.

Pero Alexa no es el único dispositivo que cuenta con la ayuda de los humanos para mejorar su aprendizaje. Siri de Apple también tiene ayudantes humanos, que trabajan para evaluar si la interpretación de las solicitudes del asistente digital coincide con lo que dice el usuario. En el caso de la empresa fundada por Steve Jobs, las grabaciones también carecen de información de identificación personal y se almacenan durante seis meses vinculados a un identificador aleatorio, según un documento de seguridad de Apple. En Google, algunos revisores pueden acceder a algunos fragmentos de audio de su asistente para ayudar a capacitar y mejorar el producto, pero tampoco están asociados con ninguna información de identificación personal y el audio está distorsionado, según la compañía.

Cuando Echo debutó en 2014, el altavoz inteligente cilíndrico de Amazon popularizó rápidamente el uso de software de voz en el hogar. En poco tiempo, Google lanzó su propia versión, llamada Google Home, seguida por HomePod de Apple. Según el investigador Canalys, el año pasado se vendieron 78 millones de altavoces inteligentes. Millones más usan software de voz para interactuar con asistentes digitales en sus teléfonos inteligentes.

La Vanguardia

Impactos: 28

Click to add a comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

Tecnología

More in Tecnología

Copyright © 2019. WTC-Radio MB, C.A. J-40667181-9 Torre de Oficinas World Trade Center Valencia, PL-9. Carabobo, Venezuela