Opinión

Somos nuestra propia esperanza; por Luis José Gómez M.

Somos nuestra propia esperanza; por Luis José Gómez M.

Luis José Gómez M.

Las calles de Venezuela se han convertido en escenarios de una cruel realidad, donde ya no atañe el tener que pasearse por zonas “privilegiadas” para desligarse de lo que realmente sucede en el país. La pobreza, la inseguridad, la evidente soledad de sus calles tras un éxodo sin precedentes, son parte de esa oscura realidad que ni los más altos estratos sociales pueden lograr evadir a su vista diaria.

Dos extremos se enfrentan cara a cara, día a día, en Venezuela, donde la contradicción hace de las suyas. Nos permitimos ser tan polarizados política, económica y socialmente que sin darnos cuenta terminamos jugando en el mismo tablero, como decimos acá “juntos pero no revueltos”.

La verdad, es que se quiera o no, Venezuela es una sola, no dos o más, y así debemos asumir nuestra responsabilidad, esa de la que ni los venezolanos en el extranjero están exentos.

Si bien el contexto actual de nuestro país muchas veces nos agobia, nos agota y nos frustra en todos los sentidos, tengo la certeza de que la decadencia que acoge al panorama no es sino una sotana de un pasado contiguo, en pocas palabras, una situación que está por finalizar, pero ello dependerá de nosotros mismos.

Sí, nosotros mismos, nadie más.

Muchos dirán que si “la comunidad internacional”, que si “el Presidente Interino”, que si “un levantamiento militar”, que si “la negociación”, pero la realidad es que si nosotros mismos no tenemos la confianza de que podemos lograr un cambio, y esperanzados en ello trabajamos arduamente pese a toda dificultad hasta lograrlo, nadie más lo hará.

En mi familia, mis padres me inculcaron desde niño que “las cosas no caen del cielo”, refrán venezolano usado para referirse que si se desea o se quiere lograr algo se lucha por ello hasta alcanzarlo.

Las cosas no caen del cielo Venezuela, muchos a veces tratamos de obviar una realidad que nos es imposible obviar, incluso viviendo en la Luna diría yo –jocosamente hablando- . Intentar obviar nuestra realidad no sería más que una actitud extremadamente nociva, que propagaría más oxígeno a una situación que es cada vez más crítica.

Creamos en nosotros mismos, veámonos como aquellos venezolanos que hace más de doscientos años recorrieron cientos de kilómetros y lucharon en cientos de batallas para que hoy seamos esto que somos, Venezuela.

¿Si antes pudimos por qué ahora no?

 

  • Piénsenlo, somos nuestra propia esperanza.

 

LUIS JOSÉ GÓMEZ MOTA

Abogado venezolano, fundador y presidente de la Fundación “Yo estoy aquí”

INSTAGRAM & TWITTER: @lj_GomezMota / @YoEstoyAquiVe

Impactos: 49

Click to add a comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

Opinión

More in Opinión

Copyright © 2019. WTC-Radio MB, C.A. J-40667181-9 Torre de Oficinas World Trade Center Valencia, PL-9. Carabobo, Venezuela