Opinión

El Petro y el bolívar; por Alejandro J. Sucre

El Petro y el bolívar; por Alejandro J. Sucre

Alejandro J. Sucre

Emitir dinero digital es una excelente idea y más si se apoya en las reservas petroleras del país. Sin entrar en temas legales, esta criptomoneda sería equivalente a vender acciones de Pdvsa como lo está haciendo ARMCO en Arabia Saudita. Igualmente, el Petro haría que el gobierno venezolano se independice de la Reserva Federal de EEUU y convierta en dólares las reservas de petróleo del país. No obstante, el gobierno tiene que reconocer que ser emisor del Petro es la misma oportunidad y responsabilidad desaprovechada que ser emisor del bolívar.

El dinero sea o no digital debe cumplir con 3 condiciones: 1. Que sirva de medio de intercambio o como medio de pago reconocido entre las partes; 2.- que sirva de medida de valor o como unidad contable de valor; y 3.- que conserve su valor. Las dos primeras condiciones las cumple el Petro con alguna posibilidad, aunque en el caso particular que el poseedor del Petro desee convertir en dólares o en barriles de petróleo su moneda digital será cuesta arriba. Sin embargo, que el Petro conserve su valor es el gran reto. El bolívar nunca ha conservado su valor bajo la administración del presidente Maduro sino todo lo contrario. Para conservar el valor, el Petro al igual que el bolívar, debe contar con una emisión fija de criptomonedas en circulación. En el caso del bolívar el Banco Central de Venezuela ha aumentado la circulación en casi 70 veces. Es por ello que en un solo año el valor del bolívar en el mercado paralelo cayo casi 100 pisos porcentuales. Una regla de oro de las criptomonedas como el Petro es que su circulante sea fijo. Es como pinturas de arte de circulación limitada. Al emitir un sinnúmero de piezas de arte su valor se reduce a bagatela.

Si el gobierno administra su nueva moneda como lo ha hecho con el bolívar, esto es emitir dinero incesantemente para pagar gasto fiscal ineficiente y clientelar,  el éxito del Petro será nulo. No obstante, si de la necesidad que tiene el gobierno de recibir mas dólares puede servir de algo positivo, la creación de una nueva superintedencia de criptomonedas debe ser visto como una oportunidad para que el gobierno aprenda a desarrollar políticas monetarias coherentes. El respaldo del bolívar en la actualidad al igual que el Petro en el futuro es la producción nacional y las mismas reservas petroleras. Como dijimos, si el BCV ha emitido y aumentado la circulación de bolívares en mas de 100 veces en los últimos tres años, sin que la economía haya crecido en igual proporción sino todo lo contrario, no nos debe extrañar el nivel de devaluación e inflación que somete el país la actual hiperinflación. Igual ocurriría con el Petro. Si la Superintendencia de criptomonedas aumenta el circulante de Petros constantemente sin que aumenten las reservas petroleras o peor aún decayendo la producción de Pdvsa, no va a ver inversionistas en el Petro.

Así que el lanzamiento del Petro para que tenga posibilidades de  éxito depende de que el gobierno logre aumentar la producción petrolera y logre estabilizar la economía nacional. Restablecer el valor del bolívar es clave  para los eventuales  inversionistas de Petro. Venezuela en los años sesenta tenía la moneda más solida del mundo. Hoy tiene  la moneda más débil del mundo. Realmente le damos la bienvenida a la iniciativa del Petro ya que en los estudios que se hagan para hacer exitosa esa emisión de dinero digital saldrá a la luz de la nueva Superintendencia que hay que aumentar la producción de petróleo, el PIB de la nación, dejar de emitir bolívares inorgánicos y limitar el circulante. Con el Petro no habrá guerra económica que sirva como excusa al gobierno para explicar la caída en la producción nacional sin antes ver sus propias fallas en producción de las empresas del Estado y de la política monetaria.

@alejandrojsucre

Click to add a comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

More in Opinión

Copyright © 2019. WTC-Radio MB, C.A. J-40667181-9 Torre de Oficinas World Trade Center Valencia, PL-9. Carabobo, Venezuela