Salud

Mitos sobre la alimentación infantil

Mitos sobre la alimentación infantil

Existe una serie de mitos sobre la alimentación infantil durante los primeros años de vida del niño, que suelen confundir o por lo menos crear dudas en las madres, y que constituyen temas frecuentes en la consulta pediátrica y los cuales son necesario erradicar, según lo expone la doctora Carmen Rendón.

Pediatra Puericultor y con sub especialidad en nutrición infantil al servicio de la Fundación Centro Italiano Venezolano (FUNDACIV) de Caracas, así como de centros de atención médica, pública y privada de la ciudad, como el ambulatorio Hugo Gutiérrez y clínica Luis Razetti, Carmen Rendón, se refiere a algunas de esas dudas observadas con mayor frecuencia en su actividad profesional.

Sobre la eficiencia de la lactancia materna como alimento o capacidad de satisfacción del lactante, explica en primer lugar la especialista  que esta cubre todos los requerimientos del niño durante los primeros seis meses de vida, pero que es necesario complementarla con otros alimentos. “Lo cierto es que la lactancia materna tiene todos los requerimientos de agua necesarios para cada niño y cambia su consistencia si hace frío o calor”, indicó.
Es necesario tomar en cuenta  que su administración debe darse de manera exclusiva por seis meses y luego de esta edad introducir otros alimentos, agregó.

̶ ¿Desagrada al niño la comida sin sal o azúcar?

̶ El paladar del niño no discrimina si está bajo de sal o de azúcar, son los adultos quienes si lo notan, desconociendo que la mayoría de los alimentos los contiene en forma natural.

̶ ¿Requieren los niños de muchas proteínas para su normal crecimiento?

̶  Las proteínas son vitales en múltiples funciones del organismo, pero todo en su justa medida. Si se excede en su ingesta compromete su crecimiento y produce una sobrecarga en los riñones. La cantidad de proteínas se calculan de acuerdo a la edad de cada paciente.

̶ ¿Debe proporcionarse al niño vitaminas para estimular su apetito?

̶ Los alimentos contienen vitaminas y minerales. Mientras un niño sea mantenido con una dieta balanceada y equilibrada, no debe suplementarse con vitaminas, salvo en casos específicos, como los que se dan cuando existen niveles bajos de calcio en sangre, en los cuales se indica el  calcio vía oral; niveles disminuidos de las cifras de hemoglobina, para los que se indica hierro también vía oral o intramuscular dependiendo de la gravedad del caso..

La capacidad gástrica de los niños es del 10% de su peso corporal, por lo tanto, las cantidades que ellos deben ingerir no se deben compararse con las de un adulto.

Agrega la doctora Rendón que en relación con la alimentación de nuestros niños, los padres solo queremos lo mejor.  Advierte sin embargo que, “hay mucha información por todas partes y puede que algunas veces podamos estar confundidos en cuanto a la realidad sobre la alimentación infantil, a lo que puede sumarse el hecho de que vivamos en una sociedad donde en una semana un tipo de alimento es bueno y a la semana siguiente es malo, o que  después pasen unos meses y se considere un “súper alimento”.

Por ello, insiste la profesional de la pediatría, puericultura y nutrición infantil al servicio de FUNDACIV, Carmen Rendón, que  “para poder aclarar las confusiones, es necesario dejar de creer en algunos mitos que solo consiguen ponerte las cosas más difíciles”.

Acerca de FUNDACIV

La Fundación Centro Italiano Venezolano (FUNDACIV), es una institución sin fines de lucro que desarrolla actividades de salud pública y educativa. Tiene como pilar fundamental prestar servicio a la comunidad de socios del club y al personal que labora en dichas instalaciones. También desarrolla actividades y jornadas para atender las necesidades de salud de su entorno, como parte de su responsabilidad social.

Con información de Nota de Prensa

Impactos: 25

Click to add a comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

Salud

More in Salud

Copyright © 2019. WTC-Radio MB, C.A. J-40667181-9 Torre de Oficinas World Trade Center Valencia, PL-9. Carabobo, Venezuela