Aéreo

Las aerolíneas vuelven a volar hoy en Europa en plena guerra de precios

Las aerolíneas vuelven a volar hoy en Europa en plena guerra de precios

El fin del estado de alarma y el levantamiento de fronteras dentro de la UE –excepto con Portugal– acaba con un periodo de parálisis casi absoluta en el sector aéreo.

Las compañías reanudan los vuelos hoy con menos restricciones dentro del continente, pero bajo nuevas medidas de seguridad y sanitarias para intentar minimizar el riesgo de importar casos de coronavirus. Una vuelta a la actividad marcada por una intensa guerra de precios con la que intentan estimular la demanda, que sigue sin tomar impulso.

Desde que el Gobierno anunciara el levantamiento de fronteras, primero el 1 de julio y luego el 21 de este mes, las compañías han entrado en una competición de vuelos baratos y ofertas relámpago sin precedentes. Iberia, que prevé operar sólo al 20% de su capacidad en julio, anunciaba ayer viajes desde 25 euros para más de 50 destinos en España Europa.

Vueling, que operará desde Barcelona 70 rutas directas a partir de mañana y alcanzará hasta 600 vuelos semanales en julio, lanzaba una promoción de tres días con billetes desde 9,99 euros.

La low cost Ryanair, entre las aerolíneas más optimistas al intentar abrir su flota casi por completo en agosto, ha ofrecido 250.000 asientos a 29,99 euros, mientras que Easyjet ha puesto en marcha su mayor promoción con un millón de plazas a poco más de 33 euros.

La compañía británica planea volar el 50% de sus 1.022 rutas en julio y el 75% en agosto, a pesar de que contarán con menor frecuencia de vuelos, equivalente al 30% de la capacidad habitual de julio a septiembre.

La lista de compañías con grandes ofertas es un suma y sigue. Empresas de análisis de la industria aérea consultadas afirman que el coste medio de los billetes programados para este verano en Europa es entre un 5% y un 15% menor que en el mismo periodo del año anterior en función de la empresa.

Las compañías intentan frenar así el hundimiento de los ingresos que han sufrido con el estallido de la pandemia. El presidente de la asociación de aerolíneas ALAJavier Gándara, recuerda que, según datos de IATA, están en riesgo 900.000 empleos en el sector, y cifra en 14.300 millones de euros la caída de ingresos en España como consecuencia de la pérdida de casi 114 millones de pasajeros, un 41,4% menos que hace un año. “Se calcula una pérdida del 4,4% del PIB español por la inactividad del sector aéreo, lo que puede suponer hasta 55.000 millones de euros, también según datos de IATA”, explican desde la asociación de aerolíneas españolas. La crisis del coronavirus ya se ha llevado por delante a varias compañías –la última, Level Europe, esta semana– y muchas de ellas prevén ajustes de plantilla o recortes de sueldo en el corto y medio plazo, entre ellas Iberia, Vueling, Ryanair, Easyjet o British Airways. Desde ALA reclaman un mayor apoyo del Gobierno e incluso han propuesto que el Ejecutivo invierta los cerca 600 millones de euros de dividendos del ejercicio 2019 que le correspondería recibir al Estado “en caso de que Aena finalmente decidiese su reparto” para rebajar aún más las tasas de las aerolíneas. La extensión de los ERTE (expediente de regulación temporal de empleo) hasta final de año también se considera vital. De momento, sólo Raynair ha informado de que recuperará a toda su plantilla a partir de julio, según fuentes del sindicato USO. No ocurrirá lo mismo en la mayor parte de las compañías, que negocian con sindicatos y Gobierno qué ocurrirá con los trabajadores una vez se levanten los ERE temporales por fuerza mayor.

La incertidumbre sobre cómo se comportará la demanda este verano es máxima, reconocen fuentes del sector, que de momento observan una leve y lenta recuperación. La evolución de la pandemia y el miedo a volar condicionan las estrategias de las compañías. “Las aerolíneas deberán adaptar sus modelos de negocio a unos ritmos y unas frecuencias de viaje más bajos”, señala el economista de la UOC Pere Suau-Sanchez. Según una investigación que acaba de publicar junto a la Universidad de Cranfield y la de Edimburgo, las low cost podrían aguantar mejor el envite y recuperarse más rápidamente en este nuevo ecosistema post-Covid-19. “Vuelven a operar en su mercado natural, con rutas de corta o media distancia y precios bajos”, señala Suau-Sanchez. En cambio, compañías más grandes, como Iberia, que tienen su mayor fuente de ingresos en los vuelos de larga distancia, podrían sufrir más, ya que los vuelos intercontinentales serán los últimos en recuperarse –la OMS advertía este fin de semana que el epicentro de la pandemia está ahora en América–.

A la guerra de precios de este verano y el menor volumen de pasajeros, se añaden también los mayores costes que las compañías están asumiendo para cumplir los protocolos sanitarios. Aena también ha invertido “decenas de millones”, según explicaba su presidente, Maurici Lucena, en la cumbre de la CEOE esta semana.

Tanto el aeropuerto de Barajas en Madrid como el de El Prat tienen ya instaladas dos cámaras termográficas que miden la temperatura de los pasajeros que desembarcan y está previsto que a lo largo de estas semanas se instalen algunas más. Los pasajeros también deberán rellenar una declaración sanitaria –se espera que sea a través de una app– y pasar una inspección ocular a cargo de personal sanitario.

La distancia física, las mascarillas y las mamparas de separación serán la norma habitual en los aeropuertos, que irán recuperando espacios en función del incremento de pasajeros. Y se acaba también con una tradición para evitar aglomeraciones: los familiares no podrán despedir ni recibir a los viajeros dentro de las terminales.

Con información de La Vanguardia

 

Click to add a comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

Aéreo

More in Aéreo

Copyright © 2019. WTC-Radio MB, C.A. J-40667181-9 Torre de Oficinas World Trade Center Valencia, PL-9. Carabobo, Venezuela