Internacionales

Iglesias vacías y la recolecta de alimentos marcan el inicio de la Pascua en EE.UU.

Iglesias vacías y la recolecta de alimentos marcan el inicio de la Pascua en EE.UU.

Líderes políticos y expertos en salud instaron a los estadounidenses a que celebrasen el Viernes Santo y el fin de semana de Pascua bajo la amenaza del coronavirus y evitaran las congregaciones en iglesias y pasaran los días festivos en casa, mientras el número de muertos en EEUU por COVID-19 supera ya los 18.600.

El Dr. Anthony Fauci, el principal experto en enfermedades infecciosas del gobierno, y otros representantes de la salud señalaron la disminución de hospitalizaciones por coronavirus y de admisiones en las unidades de cuidados intensivos – particularmente en el afectado estado de Nueva York – como una señal de que las medidas de distanciamiento social están dando sus frutos.

“Ahora no es el momento de dar marcha atrás”, dijo Fauci a la CNN el viernes. “El virus decidirá” cuándo el país puede comenzar a levantar las restricciones de permanecer en casa impuestas en las últimas semanas en 42 estados, añadió.

Estas medidas han tenido un efecto devastador en el comercio estadounidense, ya que algunos economistas prevén una pérdida de empleos de hasta 20 millones a finales de mes, lo que plantea dudas sobre el tiempo que pueden durar los cierres de negocios y las restricciones de viajes.

La administración Trump renovó las conversaciones sobre la rápida reapertura de la economía después de que un influyente modelo de investigación universitaria redujera esta semana sus pronósticos de mortalidad en EEUU a 60.000 muertes para el 4 de agosto, desde al menos las 100.000 previstas, suponiendo que las medidas de distanciamiento social se mantengan.

El New York Times citó previsiones separadas de los departamentos de Seguridad Nacional y de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos que proyectan que el número de muertes podría llegar a 200.000 si se levantan las restricciones de confinamiento en el hogar pasados 30 días.

Los Estados Unidos cuentan con diferencia con la mayoría de los casos confirmados de COVID-19, la enfermedad pulmonar altamente contagiosa causada por el nuevo coronavirus, con al menos 500.000 infectados y más de 18.600 muertes. Sólo Italia ha registrado más fallecidos.

Las prisiones y cárceles, junto con las residencias de ancianos y otras instituciones con grandes poblaciones confinadas en lugares cerrados, han demostrado ser especialmente vulnerables a los brotes, habiéndose notificado cientos de infecciones y varias muertes entre los reclusos de Illinois, Nueva York y Luisiana.

VIERNES SANTO A DISTANCIA

En su sesión informativa diaria en la Casa Blanca, el presidente Donald Trump dijo que estaba recibiendo algunas llamadas de los gobernadores en busca de equipamiento y ayuda urgente.

Mientras tanto, con más del 90% del país bajo órdenes de quedarse en casa, el fin de semana más sagrado del calendario cristiano comenzó con servicios transmitidos en vivo o por la radio hacia los feligreses que lo seguían desde casa. Muchas iglesias se encontraban vacías el Viernes Santo, cuando típicamente se llenan de fieles.

“Nos reunimos normalmente en Pascua para adorar. Nos reunimos para la caza de huevos de Pascua de los niños, para comidas familiares, con amigos. No podemos hacer nada de eso este año”, dijo el gobernador de Nueva Jersey Phil Murphy a los periodistas.

“Realmente echo de menos el aspecto comunitario de estar con todo el mundo”, dijo Rebecca Swindle, una mujer de 26 años, madre de dos hijos en el centro de Florida, cuya iglesia comenzó a celebrar servicios virtuales hace cinco semanas para ayudar a frenar la transmisión del coronavirus.

Swindle dijo que planeaba ver una transmisión en vivo de las oraciones en la noche del Viernes Santo – normalmente “una gran reunión de adoración a Dios” – y promover el servicio de Pascua de su iglesia a través de su perfil de Facebook.

Un puñado de iglesias estadounidenses planeaban seguir adelante con los servicios en persona el Domingo de Pascua, diciendo que sus derechos de culto superaban las advertencias de salud pública.

“Satanás y un virus no nos detendrán”, dijo el reverendo Tony Spell, pastor de la iglesia evangélica Life Tabernacle cerca de Baton Rouge, Louisiana. Spell espera que más de 2.000 personas se reúnan en su megaiglesia el domingo.

LA RECAUDACIÓN DE ALIMENTOS ATRAE A MILES DE PERSONAS

El viernes también terminó otra semana de sueldos perdidos para millones de estadounidenses, con restaurantes, negocios, lugares de entretenimiento y escuelas cerradas en todo el país.

En Los Ángeles, unas 5.000 familias esperaron en el Forum Arena para recoger comida en una campaña de donaciones de Viernes Santo.

“Esta será nuestra mayor distribución hasta la fecha”, dijo Michael Flood, jefe del Banco Regional de Alimentos de Los Ángeles. “Continúa demostrando a cuántas familias e individuos han afectado las condiciones económicas actuales”.

En el otro extremo de la cadena de suministro de alimentos, una planta de producción de carne de vacuno en Greeley, Colorado, propiedad de la empresa empacadora de carne JBS USA, dijo que gastaría más de 1 millón de dólares en equipos de pruebas de coronavirus para examinar a sus trabajadores después de que 36 empleados dieran positivo por el virus.

Nueva York planea abrir centros de pruebas de coronavirus en cinco vecindarios minoritarios para mejorar las pruebas en una población que ha sido golpeada de manera desproporcionada.

Varios estados del país han informado de muertes por COVID-19 entre negros e hispanos mucho más altas que su porción de la población.

Los afroamericanos constituyen el 70% de las muertes por coronavirus en Luisiana, pero sólo son un tercio de su población, dijo el gobernador John Bel Edwards, cuyo estado ha registrado 755 muertes.

Reuters

Click to add a comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

Internacionales

More in Internacionales

Copyright © 2019. WTC-Radio MB, C.A. J-40667181-9 Torre de Oficinas World Trade Center Valencia, PL-9. Carabobo, Venezuela