Opinión

Una noche para reír, tomar y ser robado; por Benjamín Perdomo Story

Una noche para reír, tomar y ser robado; por Benjamín Perdomo Story

Benjamín Perdomo Story

Un venezolano víctima del robo en el extranjero parece inverosímil, pero aunque sea difícil de imaginar todo puede pasar; desde muy pequeño siempre supe que mi vida podía correr peligro en las calles de Valencia, estar pendiente de las personas, lo que hacían e incluso como te miraban parecía algo normal en una de las ciudades más peligrosas del mundo; pero cuando decides partir de esa sazón caribeña bajas la guardia.

Nunca tuve la mala experiencia de que me asaltaran, aunque si tuve muchos percances que pudieron resultar hasta fatales, no obstante esa psicosis que algunos tildaron de paranoia me sirvió para evitar tener que contar en una reunión entre copas, una historia triste de cómo me despojaban de mis pertenecías o me golpeaban mientras trataban de quitarme las cosas que había comprado con tanto esfuerzo.

Me fui un 5 de septiembre de 2016 y por un momento llegué a pensar que abandonaría toda esa sensación de miedo de ser un número más en las estadísticas de muertos del fin de semana. Sin embargo, llegué a Santiago de Chile que no es tan bendita en cuanto a delincuencia.

Algunos podrán decir que en Venezuela la inseguridad es terrible y les puedo decir con toda la fe que están en lo correcto, pero por ejemplo aquí existen zonas que también son peligrosas y que no tienen nada que envidiarle a Caracas.

Aquí he visto como le parten una botella por la espalda a una persona después de salir de una discoteca, a un viejito ser despojado de su mochila en pleno centro de la capital, además de la historia de una compañera del trabajo que no podía partir de su casa en la mañana por un intercambio de tiros entre bandas delictivas de la comunidad.

Una vez una chica intentó sacarme del bolsillo el celular en plena estación de metro, otra noche en el cajero se me olvido retirar la tarjeta de débito a tiempo y un señor rápido y habilidoso salió corriendo con ella; parece mentira pero estas cosas no me habían pasado estando allá pero las he tenido que vivir lejos de lo que llamaba hogar.

La última semana decidí ir con mis compañeros de trabajo a un after office, lo extraño del asunto fue que tuve todo el día preparándome para la gran noche; en la madrugada tenía esa intuición de que debía que ser cuidadoso, luego de unos trámites administrativos opté por dejar mi pasaporte en el apartamento, para posteriormente preferir tener todo cerca llaves, billetera y teléfono celular.

Con frío y aires de lluvia llegamos a un local nocturno, éramos seis personas y ordenamos unas empanadas chilenas con tragos para empezar la noche; ir al baño sin avisar fue un gran error porque al regresar ya no estaría conmigo el bolso.

Cosas sin gran valor estaban allí los audífonos, el cargador de mi celular, un mouse, los potes del almuerzo, algunos caramelos y la bufanda que pensaba utilizar para el clima gélido al irme de ese lugar; la vida te enseña con experiencias, éstas pueden ser propias o ajenas, estará de parte de ti decidir cuál prefieres tomar; ahora tendré más cuidado y recordaré esas noches de copas valencianas, en las que sabía que estar atento significaba valorar tu supervivencia.

@wbenw

Click to add a comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

Opinión

More in Opinión

Copyright © 2017 WTC-Radio MB, C.A. J-40667181-9 Torre de Oficinas World Trade Center Valencia, PL-9. Carabobo, Venezuela