Al rechazar un recurso de amparo de dirigentes opositores, el TSJ ratificó la autorización dada a la Fuerza Armada en 2015 para actuar en caso de que las protestas degeneren en hechos de “violencia mortal”.

La sentencia explica que se dispondrá el acto recurrido que los órganos de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana responsables del control de reuniones públicas y manifestaciones recibirán adecuada dotación de equipos, implementos, armas y accesorios.

“Debidamente autorizados y homologados por los organismos internacionales en cuanto al restablecimiento del orden público a fin de garantizar la protección de la vida, integridad y seguridad del personal militar (…), los Derechos Humanos de las personas que participan en las reuniones públicas o manifestaciones y de la población en general (…)”.

De acuerdo con el Observatorio Venezolano de Conflictividad Social, en el país se registraron 3 mil 507 protestas en el primer semestre de 2016, de las cuales 27% fueron por el desabastecimiento. Esto representó un aumento de 24% frente igual período de 2015.

El TSJ declaró “improcedente” la acción presentada en 2015 contra la medida que permite a la Fuerza Armada aplicar fuerza gradual, hasta la utilización del arma de fuego.

“Esa resolución viola el derecho a la vida”, denunció este viernes la diputada opositora Delsa Solórzano, impulsora del recurso de amparo.

Con información de Globovisión