Internacionales

Trump amenaza con bloquear el gobierno si los demócratas le investigan

Trump amenaza con bloquear el gobierno si los demócratas le investigan

Las elecciones legislativas en Estados Unidos han convertido a Donald Trump en un animal político herido y, por lo tanto, peligroso.

Ha clamado victoria pero su rostro y sus gestos transmitían una mezcla de abatimiento y cólera durante la tensa conferencia celebrada esta tarde en la Casa Blanca. Usó un extraño tono conciliador para tender la mano a los demócratas y pedirles que trabajen juntos para unir al país (“sería precioso”) para, solamente unos minutos después, llamarles “enfermos” y amenazar con investigarles si se atreven a exigirle que publique las declaraciones de impuestos de sus empresas como han hecho todos los anteriores presidentes o si examinan sus finanzas personales, tal y como podrían hacer después de hacerse, anoche, con el control de la Cámara de Representantes. “Yo también puedo jugar a ese juego y, francamente, creo que se me da mejor que a ellos”, ha advertido en tono desafiante.

El presidente comenzó su intervención repasando algunas de las cifras de las elecciones de ayer y presumiendo de los resultados en la Cámara Alta, donde ampliarán su mayoría por al menos dos escaños. “El partido republicano ha desafiado a la historia al expandir su mayoría en el Senado al tiempo que superamos ampliamente las expectativas en la Cámara de Representantes”, proclamó antes de pasar lista a los fieles y los traidores del partido. “Tenemos una larga lista de gente que fue fantástica”, dijo citando a varios candidatos a los que apoyó y que han derrotado a sus rivales demócratas. “Pero hubo otros, otros que prefirieron mantenerse al margen” de su estrategia electoral “y les ha ido muy mal. No sé si alegrarme o no, la verdad”, señaló el presidente, que citó por su nombre a varios candidatos que no aceptaron su “abrazo” durante la campaña y perdieron.

El panorama político tras las midterm es muy distinto al que ha dominado los dos primeros años de gobierno de Trump, que ha gobernado sin preocuparse por el control del poder legislativo, libre del escrutinio del Congreso gracias a la aplastante mayoría republicana en las dos cámaras y la lealtad de la mayoría de los republicanos al presidente.

Con la Cámara de los Representantes en manos demócratas, todo esto se ha acabado. Trump se arriesga a que ordenen la apertura de investigaciones sobre su Administración, emitan citaciones a testigos para declarar y le exijan, por ejemplo, que haga públicas las cuentas de sus empresas y su situación fiscal, como han hecho en el pasado todos los presidentes del país. Pero los demócratas deberán ejercer con cautela sus poderes si no quieren acabar devorados por Trump ante la opinión pública.

Las declaraciones de impuestos de su empresa “son unos documentos muy complejos, la gente no los entendería”, dijo para, acto seguido, pasar a la ofensiva y amenazar con investigar a los demócratas si insisten en investigarle a él, a su familia o sus negocios personales. “Si esto ocurre, haremos lo mismo y pararemos el gobierno. Y les culparé a ellos”, advirtió. “Sería la guerra” pero si los demócratas quieren “podemos estar así dos años, yendo y viniendo con investigaciones”, lanzó, sugiriendo que sabe de muchos escándalos demócratas y el electorado está cansando de investigaciones.

La de hoy sido su primera rueda de prensa formal en varias semanas, la primera oportunidad por tanto para que los periodistas le inquirieran sobre su estrategia de campaña de demonizar a los inmigrantes (llamar “invasión” a una caravana de inmigrantes a cientos de millas de EE.UU. es “una opinión”), su tolerancia con los supremacistas blancos (“esa es una pregunta racista e insultante”) y sobre su inflada retórica, una de las muchas preguntas que aprovechó para criticar a los medios de comunicación.

“Cuando no se trata de forma justa, no tienes elección. Me gustaría usar un tono modesto y aburrido pero cuando los medios te presentan mal constantemente, no te queda elección”, replicó. El presidente calificó de “maleducado y mala persona” a Jim Acosta -reportero de la cadena CNN, blanco continuo de sus ataques- antes de que le retiraran el micrófono después de un tenso intercambio verbal, el primero de muchos en una conferencia de prensa en la que reiteró su afirmación de que los medios de comunicación son “el enemigo del pueblo” por difundir lo que él considera “noticias falsas”.

La Vanguardia 

Click to add a comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

More in Internacionales

Copyright © 2017 WTC-Radio MB, C.A. J-40667181-9 Torre de Oficinas World Trade Center Valencia, PL-9. Carabobo, Venezuela