Tecnología

Samsung Galaxy S8: una enorme pantalla curva con batería a prueba de bombas

Samsung Galaxy S8: una enorme pantalla curva con batería a prueba de bombas

El móvil sucesor del malogrado Note 7 elimina los bordes y los marcos, se desbloquea con el rostro y con el iris, se convierte en un PC y, sobre todo, no se quema

Samsung Galaxy S8 ya está aquí y trae todo lo que se espera de un móvil que aspira a liderar el mercado pero ninguna novedad revolucionaria que pueda hacer peligrar ese liderazgo en caso de fallo. La marca surcoreana quiere pisar terreno seguro tras el fiasco del Note 7 y ha dotado a su nuevo buque insignia de dos características claves para recuperar la confianza del usuario: diseño y fiabilidad. Por fuera, el Galaxy S8 ha extendido al límite su pantalla curva, eliminando prácticamente los bordes y los marcos, convirtiendo en virtual el botón de inicio, y dotando al sensor de huellas de nuevas funciones. Por dentro, incorpora por primera vez las baterías a prueba de combustión, capaces de realizar las mismas tareas con menos consumo gracias al procesador más pequeño del mercado y con mayor rendimiento. Y como novedades estrictas: el reconocimiento facial como método de desbloqueo; la conversión del móvil en un PC a través del soporte DeX, y el asistente virtual Bixby.

El nuevo smartphone Samsung Galaxy S8, y su hermano mayor Galaxy S8+, presentados este miércoles simultáneamente en Nueva York y Londres, no defraudarán a ningún usuario exigente aunque tampoco colmarán las esperanzas de los que buscan novedades más radicales o disruptivas. En defensa de la marca coreana, ninguno de sus competidores ha apostado por la innovación estricta en sus últimos lanzamientos: ni Huawei, con su P10; ni LG, con su G6; y mucho menos Apple, que se ha limitado a teñir de rojo su iPhone 7. Tampoco era el momento para Samsung de lanzarse al vacío, sino de restañar las heridas causadas por el fracaso del Galaxy Note 7, que ha dañado la imagen y causado un agujero negro en las cuentas del líder mundial de ventas de móviles.

Por eso, el primer mensaje que quiere mandar Samsung a quienes compren su Galaxy S8 es la garantía absoluta de que no les va explotar en la mano. Las baterías que instalan tanto el S8 como el S8+, de 3.000 y de 3.500 mAh de capacidad, respectivamente, están fabricadas de acuerdo al nuevo protocolo de seguridad instaurado en enero por el fabricante asiático tras culminar la investigación que concluyó que la causa que provocó la combustión de las baterías de algunos Galaxy Note 7 fueron sendos problemas de diseño y de soldadura.

Con Información de: El País

Tecnología

More in Tecnología

Copyright © 2017 WTC-Radio MB, C.A. J-40667181-9 Torre de Oficinas World Trade Center Valencia, PL-9. Carabobo, Venezuela