Internacionales

Papa se despide de Croacia con mensaje contra la apatía y las drogas

Papa se despide de Croacia con mensaje contra la apatía y las drogas

El papa Francisco concluyó este domingo su viaje a Polonia para participar en las Jornadas Mundiales de la Juventud con una misa multitudinaria en la que participaron más de un millón y medio de jóvenes y en la que se anunció que será Panamá la sede de la próxima edición. 


Francisco llegó a Polonia el pasado miércoles para asistir a las ceremonias de las JMJ en un viaje en el que también ha visitado santuarios y los campos de exterminio de Auschwitz y Birkenau, mencionó Efe.

Las JMJ de Cracovia concluyeron con una misa en la espectacular explanada bautizada como Campo de la Misericordia y ante más de un millón y medio de jóvenes que pasaron toda la noche allí tras la vigilia del sábado.

Tras la misa, Francisco anunció lo que era un secreto a voces, pero que todos querían oír de su boca: Panamá albergará las próximas JMJ.

“La Providencia de Dios siempre nos precede. Piensen que ya ha decidido cuál será la próxima etapa de esta gran peregrinación iniciada por san Juan Pablo II en 1985. Y por eso os anuncio con alegría que la próxima Jornada Mundial de la Juventud -después de las dos de ámbito diocesano- será en 2019 en Panamá”, reveló.

Tras el anunció, Francisco invitó a la delegación panameña a subir al altar y saludó al presidente de Panamá, Juan Carlos Varela y a su esposa, Lorena Castillo, quienes asistieron a la misa.

Durante la misa, el Pontífice animó a los jóvenes a creer “en una nueva humanidad, que no acepta el odio entre los pueblos, ni ve las fronteras de los países como una barrera y custodia las propias tradiciones sin egoísmo y resentimiento”.

En la homilía, Francisco utilizó un lenguaje coloquial, repleto de guiños a las nuevas formas de comunicación y vida de la llamada generación “millenials”, para que llegase mejor su mensaje.

Les habló de la autoestima y del peligro de “no sentirse a la altura” y tener “una baja consideración de nosotros mismos”, y que “no sólo tiene que ver con la autoestima, sino que afecta también la fe”.

Les recordó que Dios está siempre de su parte, “como el más acérrimo de los ‘hinchas'” y a que Jesús “no podemos responderle con un pensamiento o un simple mensajito”.

Otro de los consejos del Papa a los jóvenes fue decir un “No” fuerte “al doping del éxito a cualquier precio y a la droga de pensar sólo en sí mismo y en la propia comodidad”.

También les instó a que “entre tantos contactos y chats de cada día”, le puedan dedicar tiempo a la oración y que el Evangelio se convierta en el “navegador” del camino de sus vidas.

Antes de regresar a Roma, Francisco encontró a los voluntarios, que han sido cerca 20.000, en el estadio Tauron Arena, y a quienes dijo: “Yo no sé si estaré en Panamá, pero sí estará Pedro”.

Francisco dejó el discurso que había preparado y comenzó a improvisar en español porque dijo “era un discurso muy aburrido”.

En el viaje a Polonia, Francisco ha enviado a los jóvenes en los tres actos multitudinarios que celebró, mensajes para que rompan el inmovilismo y cambien el mundo.

Lamentó en sus homilías los jóvenes “que parecen haberse jubilado antes de tiempo” o los “jovenes-sofa”, que no se vuelven del sillón, y les invitó a levantarse y construir un futuro mejor.

Las guerras, como la de Siria, y el terrorismo también han estado muy presentes en los mensajes del papa hacia los jóvenes.

La solución, dijo, no es “vencer el odio con más odio, vencer la violencia con más violencia, vencer el terror con más terror”, sino que la “respuesta a este mundo en guerra tiene un nombre: se llama fraternidad, se llama hermandad, se llama comunión”, les dijo en la vigilia del sábado.

También durante el rezo ayer en la iglesia de San Francisco, el papa rezó para convertir “los corazones de los terroristas para que reconozcan la maldad de sus acciones y vuelvan a la senda de la paz y el bien, el respeto por la vida y la dignidad de cada ser humano, independientemente de su religión, origen o estatus social”.

Una de las imágenes de este viaje será sin duda cuando Jorge Bergoglio cruzó en silencio y completamente solo la entrada al campo de exterminio nazi de Auschwitz bajo el cartel en hierro forjado con la frase “Arbeit macht frei” (El trabajo hace libres).

Iglesia panameña optimista

El cardenal panameño José Luis Lacunza aseguró este domingo en Cracovia que a pesar de las dudas que muchos tienen, Panamá va a ser capaz de organizar las JMJ de 2019, un encuentro que espera que sirva para lograr “una revitalización de la juventud, no solo panameña sino de toda América Latina”.

Los representantes de la Iglesia panameña ofrecieron este domingo en Cracovia una rueda de prensa tras el fin de las JMJ celebradas esta semana en esta ciudad polaca, donde el cardenal Lacunza dio la bienvenida a todos los peregrinos que quieran viajar a Panamá en 2019.

Por su parte, el arzobispo de Panamá, José Domingo Ulloa, dijo que en las próximas Jornadas de la Juventud en Panamá “van a ser un bálsamo para la juventud de Centroamérica”, una región donde “la gran mayoría de jóvenes viven en la pobreza, y están abocados a la migración, el tráfico de drogas y la violencia”.

Ulloa también señaló que espera que las JMJ de Panamá sean “un estímulo para que la juventud centroamericana pueda encontrar el camino de Dios”.

El Obispo de Colón, Manuel Ochogavia, adelantó que las JMJ de Panamá serán un encuentro “de salsa, música y alegría latina, la Iglesia de la alegría que el país quiere compartir con el papa y la juventud de todo el mundo”.

Panamá es la primera diócesis fundada en la América continental, en 1513, desde donde se evangelizó el resto del continente, recordó el arzobispo José Domingo Ulloa.

Con información de ABC

Internacionales

More in Internacionales

Copyright © 2017 WTC-Radio MB, C.A. J-40667181-9 Torre de Oficinas World Trade Center Valencia, PL-9. Carabobo, Venezuela