Internacionales

Mongolia celebra unas presidenciales salpicadas por los escándalos

Mongolia celebra unas presidenciales salpicadas por los escándalos

Mongolia elige este lunes presidente en unos comicios cuyos tres candidatos en liza están involucrados en escándalos de corrupción.

Los colegios electorales abrieron por la mañana, a veces en yurtas perdidas en los confines de la estepa de este país de criadores y jinetes.

“Estamos obligados a elegir entre el peor de los tres”, resumió Dugersurengiin Sukhjargalmaa, miembro de una asociación que milita por la igualdad de los sexos.

El presidente saliente, Tsakhia Elbegdorj, no se presenta ya que ejerció dos mandatos consecutivos de cuatro años. Su formación, el Partido Demócrata (PD) está en las filas de la oposición desde que el Parlamento cayó bajo el control del Partido del Pueblo Mongol (PPM).

Su sucesor saldrá de alguna de esas dos formaciones o de una tercera formación, el Partido Revolucionario del Pueblo Mongol (PRPM), que podría obligar a que se organice una segunda vuelta, la primera en la historia de esta joven democracia enclavada entre China y Rusia.

– ‘Hasta las rodillas’ –

Los tres candidatos a la presidencia de este país sumido en la pobreza a pesar de las riquezas de su subsuelo están salpicados por casos de corrupción.

El candidato de la mayoría parlamentaria PPM, Mieygombo Enkhbold, es un ex primer ministro, acusado de haber intentado obtener dinero a cambio de otorgar empleos públicos. Su rival del PD, Khaltmaa Battulga, es sospechoso de tener cuentas en el extranjero.

Al tercero en liza, Sainkhuu Ganbaatar, se le acusa de haber cobrado una donación de 40.000 euros de la secta Moon.

“Los tres están hasta las rodillas con los escándalos”, señaló Mogi Badral Bontoi, que dirige una consultora. “Se trata probablemente de la campaña electoral más negativa de nuestros 27 años de democracia”, agregó.

Los escándalos se superpusieron a los problemas económicos: Mongolia, con tres millones de habitantes, sufrió de lleno los últimos años la caída del precio del cobre, su principal producto de exportación, y la desaceleración del crecimiento de su gran vecino chino.

En 2016, el PIB sólo creció el 1%, lejos del 17% de 2011. El desempleo, principal preocupación de los electores, alcanza al 9% de la población activa.

Para resolver parte de los problemas, el futuro presidente tendrá un plan de ayuda de 5.200 millones de euros financiado en parte por el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Pero la abstención amenaza los comicios. El descontento de los electores podría impactar en la tasa de participación o en el voto en blanco. Para ser válida la elección necesita que al menos 50% de los electores expresen su voto.

En la última elección, en 2013, la participación cayó al 64%, cuando en el pasado había alcanzado hasta el 90%. “En esta elección no voy a votar”, advirtió Tuul, una ama de casa de 37 años. “Todos estafadores, mentirosos, oligarcas”, dijo sobre los tres candidatos.

Para Julian Dierkes, experto de Mongolia en la University of British Columbia de Canadá, “nada diferencia realmente a los candidatos”.

Según Dierkes, los electores podrían simplemente escoger reforzar los poderes del PPM o mantener el equilibrio de poderes con un Parlamento y una presidencia controlados por partidos opuestos.

Fuente: AFP

Internacionales

More in Internacionales

Copyright © 2017 WTC-Radio MB, C.A. J-40667181-9 Torre de Oficinas World Trade Center Valencia, PL-9. Carabobo, Venezuela