La Unión Nacional de Trabajadores solicitó ante la Organización Internacional del Trabajo, en el marco de la celebración de la 106ª sesión de la Conferencia Internacional del Trabajo en Ginebra, que la situación de violación de los derechos labores sea constatada por una misión tripartita de alto nivel en Venezuela. Señaló que entre esas faltas figuran el incumplimiento del convenio 122 sobre la política de empleo, el 87 acerca de la libertad sindical y el 111 sobre la discriminación  y el deterioro sostenido de la calidad de vida de los trabajadores.

La coordinadora de Unete, Marcela Máspero, sostuvo en Ginebra que la condición de los trabajadores ha empeorado y que las recomendaciones de la Comisión de Aplicación de Normas en el examen del caso sobre Venezuela y el del resto de los órganos de control de la OIT han sido desatendidas por el gobierno nacional.

“Nuestra situación se compara con la de Polonia en 1982 y requerimos de la OIT que se le dé el mismo tratamiento que se le dio a Solidarnosc –federación sindical polaca– a través de la Queja artículo 26, situación que debe ser constatada por la misión tripartita de alto nivel propuesta por esta comisión. En sus manos está no solo recuperar el empleo, sino también la libertad y la democracia”, enfatizó Máspero a El Nacional.

El coordinador nacional de Unete, Servando Carbone, agregó: “Las conclusiones del caso de Venezuela las darán el miércoles. La petición de la misión tripartita de alto nivel es una gran victoria para nosotros y los empresarios, además de un párrafo especial sobre la gravedad de la situación”.

Entre las denuncias destacan que como consecuencia del sostenido aumento de la inflación en los últimos tres años, se requieren más de 18 salarios mínimos para cubrir la canasta alimentaria.

Máspero aseguró que en la actualidad, como consecuencia del deterioro de la producción y actividad económica, casi 7,7 millones de venezolanos se encuentran desempleados o trabajan en el comercio informal. “El gobierno en lugar de promover el desarrollo y empleo decente lo destruye determinando el éxodo laboral más importante en nuestra historia (…) Es necesario un cambio de rumbo en la política económica, social y de todo tipo en el país hacia un escenario de oportunidades de mejor empleo bien remunerado fortaleciendo la inversión y el aparato productivo nacional”, destacó.