Bolsa de Valores

Las bolsas de EEUU y Europa compiten por “saciar” al inversor en 2017

Las bolsas de EEUU y Europa compiten por “saciar” al inversor en 2017

Durante los últimos meses de este ejercicio, en el mundo de la inversión se ha producido una impresionante rotación desde el mercado de deuda al de renta variable. Según los datos recopilados por Deutsche Bank, desde las elecciones norteamericanas, la capitalización de las bolsas se ha incrementado en 3 billones de dólares, mientras que la del mercado de bonos ha caído en esa misma cantidad, reseñó El Economista


Desde la entidad alemana explican que “esta rotación sugiere, a rasgos generales, que todo el dinero que ha salido del mercado de deuda se ha ido al de acciones”.

De cara a 2017, los expertos esperan que la tendencia de los últimos meses continúe y ven mucho más valor en la renta variable que en la fija de países desarrollados, donde solo ven algunas oportunidades dentro de los bonos corporativos (ver página 10). Pese a la subida en el rendimiento de la deuda soberana que ha alejado unos mínimos históricos a los que no se prevé volver, los analistas siguen viendo la ecuación rentabilidad riesgo como muy desfavorable para el inversor.

“Cerca del 40 por ciento del mercado global de bonos soberanos está cotizando con rentabilidades negativas y vender aquellos con grado de inversión es una de nuestras diez ideas para 2017”, señala el equipo de análisis de UBS.

Sin embargo, el giro inversor no solo ha llegado con la huida desde el mercado de deuda al de renta variable, también dentro de la bolsa se ha producido una rotación brutal que ha provocado que las compañías más cíclicas se hayan visto beneficiadas y las defensivas hayan tenido un comportamiento mucho más flojo. Y los expertos creen que este cambio aún tiene recorrido: “Vemos esta tendencia prolongándose en el medio plazo, si bien hay potencial para que haya una vueltas atrás a corto”, indican desde Black- Rock.

Oportunidades en EEUU y Europa

En este contexto, de cara al próximo ejercicio los expertos son claros y apuestan por la renta variable muy por encima de la fija. “Presentamos una estrategia de inversión definitivamente dirigida a bolsas, proponiendo una aceptación de riesgos superior, aprovechando la recuperación final del ciclo inmobiliario y promoviendo, de nuevo, la retirada de exposición a bonos”, indican desde Bankinter.

“La razón fundamental por la que los inversores compran bolsa es la infravaloración del precio de las acciones con respecto al futuro comportamiento de los ingresos y beneficios de las mismas”, indican en Santander AM, donde apuntan que “2017 es un año de continuación del crecimiento en Europa y mejora de las estimaciones en Estados Unidos y es, por tanto, un ejercicio donde las bolsas deben recoger de forma natural las mejores perspectivas de ganancias”.

Durante los últimos años, Europa se había comido claramente a Estados Unidos como favorita para los expertos, pero una recuperación mucho más débil de lo esperado ha puesto freno a un mercado que aún debe aumentar más de un 40 por ciento sus ganancias para recuperar los máximos de 2007. Sin embargo, este año las preferencias de los analistas están mucho más igualadas y el mercado americano y el europeo se encuentran casi a la par en las quinielas de los expertos pese a que Estados Unidos se sitúa en zona de máximos históricos y sus beneficios cotizan un 20 por ciento más caros que los europeos.

“A pesar de que las bolsas no están baratas en términos absolutos, sí que están valoradas de manera atractiva en relación a los bonos”, indican en UBS. En este sentido, una de las claves serán las revisiones de las ganancias, que el año pasado fueron a la baja. En el caso estadounidense, una de las promesas claves de Trump fue rebajar el impuesto de sociedades hasta el 15 por ciento, lo que permitiría que “el beneficio neto de las empresas se disparase, incluso con caídas de las ventas en dólares o con cierto nivel de proteccionismo”, apunta Jesús Sánchez Quiñones, director general de Renta 4.

Impulso económico

En Deutsche Asset Management consideran que “una combinación de reducción de impuestos, desregulación y proyectos de infraestructuras podría impulsar la economía”, pero también advierten del “potencial del presidente electo [Donald Trump] para sorprender en ambas direcciones”.

Uno de los puntos que pondrá más presión sobre el mercado es la dificultad para predecir las políticas de Trump. El mercado ha descontado rápidamente los puntos positivos de las mismas, por lo que cualquier indicación de que no llevará a cabo sus promesas o de que las amenazas han sido menospreciadas por los inversores podrían generar movimientos bruscos en el mercado, como los vistos este año.”Los mercados ya han mostrado sus reacciones iniciales, pero también es concebible que el entusiasmo de los inversores pueda desvanecerse un poco”, indican en Deutsche Asset Management, donde consideran que “es un asunto de pura especulación si Trump realmente será capaz o no de llevar a cabo su proteccionismo”.

En el caso del Viejo Continente, a su favor juegan unas perspectivas de aumento de los beneficios mayores -el consenso espera un incremento del 13 por ciento de las ganancias por acción, frente al 11 por ciento de Estados Unidos-, unas valoraciones más atractivas y el apoyo del BCE, que recientemente ha extendido su programa de compra de activos hasta el final del próximo año.

“La bolsa europea cotiza con un descuento del 25 por ciento frente a la de Estados Unidos, cuando su rebaja media de los últimos 10 años es del 17 por ciento”, indican desde Abante.

Asimismo, las deprimidas rentabilidades ofrecidas por los bonos en la región pueden ofrecer un apoyo para la renta variable en la eurozona. En Santander AM apuntan que “el activo sin riesgo no representará en 2017 una alternativa, por lo que el valor de la rentabilidad por dividendo y la expectativa de revalorización vía precio sostendrán al mercado de renta variable”. En esta misma línea, el equipo de Allianz considera que las acciones “parecen atractivas y de alta rentabilidad en un mercado distorsionado por el QE”.

Un calendario complejo en Europa

Sin embargo, tras un 2016 plagado de complicaciones políticas, el calendario de 2017 también se presenta complicado en Europa, por lo que las turbulencias podrían reproducirse. Durante 2017, se espera que las negociaciones sobre el Brexit avancen, la situación política en Italia no acaba de aclararse y las elecciones en economías centrales de la eurozona como Francia (abril), Alemania (septiembre) o Países Bajos (marzo) se encuentran en el horizonte. “La volatilidad será elevada por las incertidumbres sobre la política, sobre el ciclo económico (condicionado por el Brexit y la amenaza del proteccionismo) y sobre la efectividad de las políticas monetarias”, reflexionan en Renta 4.

Selección de emergentes

Si una selección acertada de valores es necesaria en cualquier tipo de activos, a la hora de invertir en los países emergentes la volatilidad y los riesgos se multiplican. “Cambiar de manera apropiada sus modelos económicos para adaptarse a un nuevo mundo será crítico para que los emergentes sostengan su convergencia económica y la mantengan como una fuente de mayores retornos. En última instancia, algunos tendrán éxito en su transición mientras que otros fallarán, lo que hace la selección crucial para que la inversión sea exitosa”, indican en Axa.

Pese a que en 2016 los emergentes ya han logrado batir al mercado, los expertos creen que seguirá habiendo oportunidades en estos países durante el próximo ejercicio. “Las ganancias de las compañías de las firmas emergentes están, finalmente, creciendo otra vez después de haber caído un tercio desde 2012”, destacan en UBS, donde reconocen que los inversores “deberán monitorizar la evolución de las políticas comerciales de EEUU”, si bien consideran que “los fundamentales emergentes son suficientemente fuertes para vencer a la incertidumbre”.

Dentro de las economías emergentes, Rusia y Brasil aparecen como algunas de las favoritas para los analistas. “Es probable que durante los próximos años podamos ver mayores avances relativos en economías de envergadura como Rusia y Brasil”, explican en Franklin Templeton. De hecho, tras dos años de contracción del PIB en ambos países, los expertos prevén que en 2017 la economía rusa crecerá al 1,1 por ciento y que la brasileña lo hará al 1 por ciento.

Asimismo, en Natixis apuntan que “la estabilización del crecimiento en China ha sido positiva para muchos países y que, además, los precios de las materias primas han recuperado el paso, lo que debería beneficiar a los grandes países emergentes desde Rusia a Brasil o México”. En el caso del país dirigido por Putin gran parte de su futuro depende de la evolución del petróleo, una variable difícil de predecir.

Las oportunidades en la ‘tormenta’

Probablemente, 2016 ha sido el año más complicado en los mercados desde el colapso de Lehman Brothers. Los movimientos de los activos han sido más amplios y más bruscos de lo normal y los expertos advierten de que el mercado sigue afrontando riesgos. Por este mismo motivo, va a ser un año en el que la importancia de la gestión activa será mucho mayor para aprovechar las oportunidades que aparecen durante las tormentas y para evitar naufragar en el mercado. “Incluso con los estímulos de los bancos centrales llevando a los inversores a los activos de más riesgo, las incertidumbres está incrementándose. Los inversores deben aceptarlos, diversificar las carteras y cubrirse para mitigarlos”, apunta el equipo de análisis de UBS.

Desde HSBC consideran que “la cuestión crítica es mantener un enfoque dinámico en cuanto a la asignación de activos. El regreso a la gestión activa se ha incrementado. Necesitamos adoptar un enfoque dinámico con el objetivo de aprovechar los movimientos excesivos en los mercados financieros”.

Bolsa de Valores

More in Bolsa de Valores

Copyright © 2017 WTC-Radio MB, C.A. J-40667181-9 Torre de Oficinas World Trade Center Valencia, PL-9. Carabobo, Venezuela