Opinión

La Mancha Negra; Fernando Londoño Hoyos

La Mancha Negra; Fernando Londoño Hoyos

Fernando Londoño Hoyos/Analítica

Gigantesca macha negra corre sobre los lomos del Catatumbo, envenenando los peces, matando la flora y la fauna de las riberas y amenazando en su paso siniestro hasta el Lago de Maracaibo.

Mirando aquella devastación nos vino a la mente lo ocurrido en aquel 23 de marzo de 1.989, cuando un buque petrolero de la EXXON, el VALDEZ, se estrelló en Alaska, por culpa de un capitán beodo y de tres oficiales vencidos por el cansancio y el sueño. ¡Lo que fue aquél escándalo universal! No hubo Partido Verde, ni ONG ambiental, ni periódico, ni revista que no se ocupara de esa tragedia, que todavía hoy repercute en la conciencia de la opinión pública.

La indignación no tuvo límites y se calmó muy poco con las inversiones colosales de la EXXON para mitigar el impacto de ese derrame, y no bastó a reducirla la condena que por cinco mil millones de dólares impusieron los jueces norteamericanos a esa compañía, como pena compensatoria por los daños causados.

Pues tenemos, mis queridos amigos, que el vertimiento de la EXXON no llegó a diez millones de galones de crudo, por supuesto cantidad enorme y catastrófica. El ELN, no por accidente, sino por infame canallada repetida centenares de veces con la intención dolosa de dañar, está llegando a derrames que montan setenta millones de galones, siete veces lo de aquel recordado desastre. ¡Siete veces!

Los daños ecológicos causados por esta pandilla no están para medidos ni descritos. Exceden nuestra imaginación y superan nuestra capacidad de crítica. La nuestra. Porque no hay Partido Verde que proteste, ni ONG que se queje, ni opinión pública que se conmueva. Al contrario, todos parecen muy felices con el desenlace: estos criminales van a ser descaradamente premiados por el Gobierno de Santos. La Academia Sueca pedirá a Gabino para premiarlo con otro Nobel y se lamentará que no esté vivo el Cura Pérez para subirlo a los altares de la admiración universal.

Para impedir que los abnegados servidores de Ecopetrol obren con presteza y mitiguen cada una de esas afrentas a la naturaleza, el ELN se ha cuidado de minar los alrededores de sus ataques. El último cálculo, que debe ser conservador, habla de 750 personas destrozadas por esas bombas, tan diestramente sembradas.

A estas hazañas por la democracia nueva que ahora nacerá en Colombia, quedan por sumarle tantas otras de las que no hay cuenta. Solo en Machuca, en un acto parecido cometido sobre otro oleoducto, el ELN dejó 84 personas calcinadas y 30 más con gravísimas quemaduras. Se pierde en la memoria adolorida del país el número de secuestrados, rescatados como en las épocas de los piratas del Mediterráneo, o asesinados sin compasión. Los policías y soldados emboscados, heridos y muertos no caben en ninguna estadística. Los colombianos asesinados a mansalva suman millares, algunos tan ilustres como el Obispo Beato Jaramillo y los más sin quién los recuerde ni los llore. Y para concluir este remembranza adolorida, el ELN está dedicado, en jornada continua, al lucrativo negocio de la cocaína.

No se dirán cortos los méritos de estos sinvergüenzas para hablar de paz con los delegados de este gobierno de bandidos. Tal para cual, dice el viejo refrán.

El ELN comenzará por donde terminaron las FARC. Ni un día de cárcel, por supuesto; de extradición a los Estados Unidos, ni hablar; de indemnizaciones a las víctimas, que equivalgan a reconocer errores en su lucha sacrosanta; de remuneración a sus “combatientes”, nada menor que a los otros; curules gratuitas a discreción y ni una menos de 20 emisoras FM para educar el país.

Ese será el comienzo. Porque a partir de ahí, ya lo han dicho, a discutir lo que interesa. El diseño social y económico de esta Colombia perversa, que no ha hecho hasta ahora nada suficiente para merecer semejantes campeones de la justicia, la democracia y la paz. El nuevo modelo se pondrá sobre la mesa para que Juan Camilo Restrepo y “coca” Naranjo lo negocien a nombre de los 49 millones de imbéciles que nos dejamos montar la comedia. Y después, para qué plebiscito cuando se sabe lo que con los plebiscitos pasa. Un Congreso abyecto cambiará la Constitución, con el aplauso de la mayoría de la Corte Constitucional. Para eso los elegimos, les recordará Santos.

Debemos confesar cierta curiosidad malsana. ¿Qué se les ocurrirá a estos canallas del ELN para proponer? Desde luego que irán más lejos que las FARC. ¿Pero cuántos y por dónde vendrán los tiros? Nadie sabe. En la mente de los criminales cabe cualquier cosa. Y en la cobardía de los cobardes, cualquiera otra. Por eso, Santos, Restrepo y Naranjo aceptarán lo que venga. ¿Sería mucho pedir que lo digan en menos de trescientas páginas? Mientras tanto, la gran mancha negra sigue corriendo Catatumbo abajo…

Opinión

More in Opinión

Copyright © 2017 WTC-Radio MB, C.A. J-40667181-9 Torre de Oficinas World Trade Center Valencia, PL-9. Carabobo, Venezuela