Opinión

La inflación ¿otro impuesto más?; por Raúl Gil Arias

La inflación ¿otro impuesto más?; por Raúl Gil Arias

Raúl Gil Arias/Banca y Negocios

La inflación, como los impuestos, afecta a las empresas e individuos, siendo la inflación asimilable a los impuestos, pero mucho más dañina por las consecuencias a la sociedad civil en general.

Vamos analizar cómo afecta el fenómeno de la inflación a las empresas, a las finanzas de los profesionales y a la sociedad civil.

Podemos definir los impuestos como una contribución al gobierno para que este, como contrapartida, le garantice a la sociedad civil sus derechos fundamentales como son la vida, la propiedad y la libertad, y para cubrir el costo de los servicios públicos generales que beneficien a la población, que lo contrario a lo que está sucediendo en Venezuela.

Los impuestos emanan de una ley y por tanto es obligatorio su pago, sin embargo deben tener un límite que tome en cuenta que no se debe abusar de los que producen más por su capacidad y su trabajo, para entregárselo al que produce menos o no produce.

Aquí cabría discutir que no es justo que tenga que aumentarse cada vez más los impuestos a los que producen como son las empresas que al producir bienes y servicios generan trabajo, riqueza y excedente económico que les permiten pagar los impuestos, generar más mano de obra, aumentar la productividad.

Hablando de los impuestos en la forma más amplia tenemos que incluir la inflación como el impuesto más perverso, porque es un hecho comprobado que produce una distribución regresiva del ingreso y contribuye de manera decisiva a romper el orden social, porque el poder adquisitivo de la gente cada vez es más precario y logra empobrecer a la mayoría de la población.

Por supuesto que los gobiernos se ven obligados a llegar a un límite de los impuestos y cuando el gasto es mayor que el ingreso procede a endeudarse, a utilizar el dinero depositado en los bancos por la empresa privada hasta llegar a la emisión de dinero inorgánico para cubrir los gastos que rebasan su presupuesto. Al aumentarse la liquidez por encima de la producción de bienes y servicios, necesariamente se produce escasez, porque la demanda es mayor que la oferta y si a esto se añade la regulación de precios por debajo de los costos de producción, el productor prácticamente se paraliza.

En general, los gobiernos, para compensar los aumentos causados por la inflación, incrementan los sueldos. La verdad es que los salarios cada vez alcanzan para comprar menos. Esto quiere decir que la solución no está en subir los salarios sino en producir más. Ningún decreto podrá mejorar el nivel de vida, porque la única verdadera fuente de mejoramiento del nivel de vida de los habitantes de un país es la producción de bienes y servicios.

El Banco Central de Venezuela no ha publicado los índices de inflación desde el mes de enero 2016, incumpliendo la obligación de rendición de cuentas establecida en el artículo 319 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. Dicho artículo señala que “el Banco Central de Venezuela se regirá por el principio de responsabilidad pública, a cuyo efecto rendirá cuenta de las actuaciones, metas y resultados de sus políticas ante la Asamblea Nacional, de acuerdo con la ley. También rendirá informes periódicos sobre el comportamiento de las variables macroeconómicas del país y sobre los demás asuntos que se le soliciten e incluirá los análisis que permitan su evaluación (…)”.

De igual manera, la no publicación de las principales estadísticas económicas del país, vulnera la Ley del BCV en los artículos 7, que hace referencia al adecuado cumplimiento del objetivo del BCV, numerales 13 (acopiar, producir y publicar las principales estadísticas económicas, monetarias, financieras, cambiarias, de precios y balanzas de pagos) y el artículo 31 que hace referencia a la transparencia como principio de la institución, del Decreto con Rango, Valor y Fuerza de Ley de Reforma Parcial de la Ley del Banco Central de Venezuela. En consecuencia, el BCV “…debe mantener informado, de manera oportuna y confiable al Ejecutivo Nacional y demás instancias del Estado, a los agentes económicos públicos y privados, nacionales y extranjeros y a la población acerca de la ejecución de sus políticas, las decisiones y acuerdos de su Directorio, los informes, publicaciones, así como de las estadísticas pertinentes de acuerdo con prácticas aceptadas por la banca central, que permitan disponer de la mejor información sobre la evolución de la economía venezolana…”.

Es de destacar que no se ha publicado información a través del portal oficial www.bcv.gob.ve los siguientes indicadores económicos:

• Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) desde Diciembre 2015.
• Balanza de Pagos.
• Producto Interno Bruto (PIB) y el Índice de Escasez, variables vitales para tener un diagnóstico de la economía.

Las empresas, los inversionistas, los agentes económicos, la sociedad civil desconocemos los indicadores económicos oficiales que debe emitir el BCV por ley en el año 2016 y 2017. La publicación de estos índices vela por la estabilidad de los precios, una mayor eficiencia y un crecimiento a largo plazo de la economía, logrando así el diseño de políticas económicas reales que ayudan a mejorar la capacidad productiva del país.

Incremento de sueldos y salarios y la inflación

La inflación hace que el precio de los bienes y servicios se incremente, o que el valor del dinero disminuya, lo que afecta el poder adquisitivo de las personas que devengan pocos ingresos, y cualquier incremento en la inflación disminuye su capacidad adquisitiva, por lo que le imposibilita el acceso a buena parte de los bienes y servicios.

En países con inflaciones elevadas como Venezuela, el poder adquisitivo de la población se disminuye lo que hará que muchas personas tengan dificultades para acceder a los bienes mínimos necesarios para subsistir.

Son las personas de bajos recursos y asalariadas las más afectadas cuando se presenta un fenómeno inflacionario, puesto que no están en condiciones de incrementar sus ingresos en la misma proporción en que se incrementan los precios de los bienes y servicios.

Por las anteriores razones es que se afirma que la inflación es un impuesto, dado que que disminuye directamente su capacidad de consumo, efecto que tiene cualquier gravamen.

A mi entender la inflación es un impuesto disfrazado y camuflado. Cuanta mayor es la cantidad de dinero en manos de los ciudadanos de un país mayor es la inflación, si un Estado “imprime más dinero” y lo pone en circulación provoca una subida de precios.

Si un Estado necesita dinero para financiar su gasto y no lo tiene, tiene tres maneras principalmente para conseguirlo:
• Ingresos por medio de impuestos.
• Vendiendo deuda del Estado.
• Imprimiendo dinero nuevo.

Al imprimir dinero nuevo para financiar el gasto, aumenta la oferta monetaria y por tanto la inflación, en ese momento de subida de precios baja el poder adquisitivo del dinero que llevamos en nuestro monedero. Y esa pérdida de poder adquisitivo se queda en las arcas del Estado.

Se podría concluir diciendo que la inflación es como un “impuesto por la tenencia del dinero” que pagamos los ciudadanos.

Una de las principales causas de la inflación lo constituye la emisión de dinero inorgánico por parte del BCV el cual perdió su autonomía. Cuando el gobierno incrementa la cantidad de papel moneda, el resultado es que el poder de compra de la unidad de moneda comienza a caer, y los precios a subir.

Tengamos claro estimados lectores que la inflación es la forma en que los gobiernos sacan el dinero a los ciudadanos y a las empresas, pero sin que ellos se den cuenta, de esto modo la inflación es en realidad una estafa.

A mi entender podremos indicar que la inflación es causante de…

1. Que los trabajadores reciban un salario totalmente devaluado, depreciado, perdiendo su poder adquisitivo.
2. Empobrecimiento de quienes trabajan bajo relación de dependencia y reciben un ingreso fijo que no varía al ritmo de los precios.
3. La fuga de capitales hacia países de mayor estabilidad económica.

Tenemos las experiencias de países del Mercosur como Argentina, Brasil y Bolivia donde hubo hiperinflación, que son un ejemplo de que los países se descapitalizan y reducen sus niveles de vida. La cantidad de bienes y servicios tienden a disminuir y los precios a subir.

Para concluir estimados lectores sugiero y recomiendo retomar lo que estable la Organización Internacional del Trabajo (OIT) de aplicar el diálogo sustentable tripartito, donde participen el estado, gremios empresariales (Fedecámaras y Consecomercio) y los trabajadores, para implementar de manera inmediatas políticas económicas, fiscales y cambiarias que den como resultado:

• Generar confianza y seguridad jurídica.
• Importar insumos, materia prima y repuestos de maquinarias para incrementar la producción nacional de alimentos.
• Eliminar el control de cambio y precios.
• Incentivos fiscales a nivel nacional, regional y municipal a los inversionistas extranjeros y nacionales en actividades industriales, manufactureras, de servicios y comercio que abarquen empresas agropecuarias, forestales, de minería, turismo, ganadería, entre otras.
• Se requiere austeridad, disminuir el gasto público. Equilibrar los ingresos y egresos. No generar dinero inorgánico por parte del BCV.

Señores se requieren tomar medidas inmediatas, urgentes y drásticas, disponemos de los recursos humanos y naturales lo que falta es disponibilidad política y un entendimiento entre nosotros los venezolanos.

Click to add a comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

Opinión

More in Opinión

Copyright © 2017 WTC-Radio MB, C.A. J-40667181-9 Torre de Oficinas World Trade Center Valencia, PL-9. Carabobo, Venezuela