El Gobierno de Uruguay prevé un crecimiento del 2% para este año y un déficit fiscal de un 3,3% del PIB, según un informe oficial presentado ante la Comisión de Valores de Estados Unidos (SEC, por su sigla en Inglés) que duplica la estimación oficial presentada tiempo atrás al Congreso uruguayo.

La proyección de crecimiento que figura en el informe es superior al 1 por ciento anunciado hasta ahora por las autoridades y se alinea tanto con las proyecciones del mercado local como de organismos multilaterales.

El documento presentado ante la SEC, publicado en la web del organismo y sobre el que da cuenta el sábado el diario local El País, se conoce cuando la nación austral evalúa salir al mercado para una emisión internacional en pesos nominales.

Un reciente reporte de la Unidad de Gestión de Deuda del Ministerio de Economía indicó que en 2017 el país prevé financiarse mediante títulos soberanos globales por unos 2.000 millones de dólares.

En el reporte, Uruguay dice que la inflación se ubicaría entre 7 y 8% en 2017, cercano al techo del rango meta que es entre un 3 y un 7%.

En los últimos 12 meses a abril, la inflación fue de 6,46%. El Índice de Precio al Consumo (IPC) ingresó al rango en marzo por primera vez en casi siete años.

El déficit fiscal de Uruguay fue de un 3,8% del PIB en los últimos 12 meses a marzo y la meta de las autoridades es reducirlo a un 2,5% para 2019, cuando termina su mandato el actual Gobierno.