Empleo

Dónde trabajar en España esta Semana Santa

Dónde trabajar en España esta Semana Santa

Mientras la mayoría de los trabajadores cuenta los días que faltan para Semana Santa y está pensando ya dónde pasar sus vacaciones; otros profesionales se preparan para empezar a trabajar y lo hacen con la esperanza de que el contrato que firmen por una semana pueda con suerte prorrogarse hasta el final del verano. Y quién sabe, igual hacerlo de forma indefinida.

Las previsiones apuntan que ésta será una de las mejores campañas de Semana Santa para el empleo de los últimos años. El hecho de que este año caiga más tarde, a mediados de abril, influirá de manera positiva en las contrataciones, según los expertos.

Randstad prevé que se firmen 162.500 contratos nuevos, un 7,6% más respecto al año anterior, que fue de 151.000. De este modo, el crecimiento acumulado de los últimos cuatro años se sitúa ya por encima del 64%.

El año 2011 fue el primero en el que se superó la barrera de los 100.000 contratos en Semana Santa. A partir de ese momento, los que se suscribieron durante este periodo experimentaron dos ejercicios de descenso constante hasta caer a los 98.830, la cifra más baja registrada de la serie histórica. Después, se encadenaron cuatro años de incremento consecutivo hasta la cifra récord que se prevé en 2017.

Por su parte, Adecco prevé un incremento de la contratación en Semana Santa de un 10%, lo que se traduciría de acuerdo al grupo de Recursos Humanos, en 141.493 nuevos contratos.

«Cuanto más tarde cae la Semana Santa, por un lado, climatológicamente el tiempo es mejor, y suelen aumentar también las reservas hoteleras. Además, esto ayuda a que se alargue la duración de los contratos al unirse la campaña de Semana Santa con la de verano», explica Luis Pérez, director de Relaciones Institucionales de Randstad.

«El hecho de que la evolución del mercado siga siendo creciente, y que la demanda y el incremento del consumo vayan en positivo también influirá de forma favorable en las contrataciones este año», añade.

Desde Adecco subrayan que «el hecho de que este año la Semana Santa caiga a mediados de abril va a ayudar a que las contrataciones de la campaña de verano, en muchos casos, se inicien ya con la Semana Santa», sostiene su director comercial, Jorge Álvarez.

España es un país tradicionalmente turístico. Por este motivo, serán las actividades relacionadas precisamente con este sector las que presentarán mayor demanda de trabajadores en estas fechas. La hostelería y el entretenimiento y el transporte y la distribución impulsarán, por tanto, el empleo esta Semana Santa.

Pero las empresas no sólo están buscando camareros, aunque estos perfiles sean sin duda muy demandados. También necesitan otro tipo de profesionales como cocineros, ayudantes de cocina, camareros de pisos, recepcionistas, animadores, guías turísticos, maleteros, personal para trabajar, por ejemplo, ofreciendo asistencia en los aeropuertos, etc. Empleos, todos ellos, vinculados al turismo.

Hostelería y restauración

Así, según las previsiones que maneja Adecco, la hostelería y la restauración experimentarán un crecimiento importante de la contratación, pero también se incrementará el número de contratos en el sector de la automoción debido al aumento de las ventas en este periodo del año como ya sucedió en 2016. En este caso, los profesionales más demandados serán los operarios, los matriceros (aquellos que construyen elementos mecánicos complejos), los carretilleros, los mecánicos, los chapistas y los pintores.

El sector aeroportuario también prevé un incremento del número de viajeros en esta campaña. Aquí, los perfiles más solicitados serán los de vendedores, comerciales y auxiliares de vuelo. Y las compañías de contact center también reforzarán sus plantillas con profesionales como los teleoperadores, los gestores de cobro y, principalmente, los comerciales telefónicos.

Por último, en logística y transporte se contratarán mozos de almacén, preparadores de pedidos, carretilleros y administrativos.

Aunque, sin duda, la experiencia será una de las variables más valoradas por los empleadores, al no existir demasiado tiempo para la adaptación al puesto, «la actitud también será clave», explica Pérez. «Es cierto que en estos contratos de corta duración se necesita un periodo de adaptación muy rápido, por tanto, se valorará tanto el conocimiento previo como una capacidad de adaptación rápida», sostiene el director de Relaciones Institucionales de Randstad, pero precisa: «Cada vez más se busca un equilibrio. La experiencia es, sin duda, importante, pero también lo es la actitud: transmitir al empleador ‘sí quiero y sí puedo’. Esto, además, es muy importante de cara también al nuevo empleo, ligado más a la capacidad de cambio y de adaptación y no tanto a una titulación», añade.

Además de contar con experiencia previa, el aumento del turismo internacional hace necesario el dominio de idiomas. De hecho, ésta es una de las competencias más requeridas en las ofertas de trabajo para la campaña de Semana Santa. Aunque el inglés es, sin duda, el rey, al tratarse de un idioma básico en hostelería, restauración y refuerzo de infraestructuras de transporte. Cada vez más, se valora el conocimiento de otros idiomas tanto europeos, francés o alemán, como el ruso, chino o árabe, ya que ha aumentado el número de turistas de estos países en los últimos años.

Por regiones, la contratación durante esta época del año aumentará en todas las comunidades autónomas, aunque lo hará con mayor intensidad en Cataluña, Madrid, Andalucía y la Comunidad Valenciana, que acumularán el 56% de todos los contratos previstos para Semana Santa, según las previsiones que maneja Randstad.

Aunque los contratos que se firmen en esta época del año tengan una duración determinada, según los expertos consultados por MERCADOS, suponen una oportunidad para volver a trabajar para aquellos que están en paro.

«Estos contratos son una puerta de acceso al mercado laboral y sirven para aumentar la empleabilidad de los trabajadores y sus posibilidades de encontrar un nuevo empleo en el futuro», asegura Pérez. «Son una oportunidad para el trabajador para poder mostrar su valía. ¿Por qué desaprovechar entonces la ocasión de poder trabajar aunque sea un espacio corto de tiempo?», se pregunta Álvarez.

Pasarela al empleo

Es cierto que algunos durarán tan sólo una semana, pero otros se alargarán hasta el verano y, en algunos casos, terminarán convirtiéndose en indefinidos. «A veces, sostiene el director de Relaciones Institucionales de Randstad, «no somos capaces de poner en valor los contratos temporales cuando uno de cada tres contratos fijos vienen de uno de duración determinada. Estos contratos son, sin duda, una pasarela clave hacia el empleo y el aumento de la empleabilidad de los trabajadores. El empleo es siempre la mejor herramienta para aumentar la empleabilidad», señala.

Aunque antes de que estallara la crisis, la mayoría de los que buscaban empleo en estas fechas eran casi en exclusiva jóvenes estudiantes que aprovechaban sus vacaciones para hacerse con unos ahorrillos, este perfil, comentan desde Adecco, ha quedado desplazado por otros muchos debido a la elevada tasa de desempleo que sigue habiendo en nuestro país.

Ingresos extra

Así, a los estudiantes se les unen amas de casa o los parados de larga duración. Todos ellos con un objetivo común: encontrar un empleo que aporte unos ingresos extra a la unidad familiar, y que les sirva o bien como puerta de entrada al mercado laboral o para volver tras un tiempo sin trabajar.

«Ahora se acercan todo tipo de perfiles. Cualquier momento es bueno para volver a trabajar. Es una oportunidad. Yo animaría a todo el mundo a que no la deje pasar. Es verdad que hay un detonante que es una campaña que va limitada en el tiempo a priori, pero igual después de esta oportunidad tienes un porvenir. Por eso, les animo a que no la desaprovechen», afirma Álvarez.

Eso sí, aquellos trabajadores que firmen un contrato en estas fechas tienen que saber que por el hecho de que sea temporal esto no tiene que afectar a su salario o a sus condiciones laborales. «Tienen que cobrar en función de los convenios sectoriales o de la empresa que los contrate, y los trabajadores deberían exigir que se respeten esas condiciones. Firmar un contrato temporal en ningún caso puede suponer una merma de derechos», explica el director Comercial de Adecco. E incluso, añade, en algunas ocasiones, «su retribución salarial puede que sea mayor que la de un contrato ordinario por las primas que reciben al tener que estar disponibles en fechas señaladas como el Jueves y el Viernes Santo».

Fuente: El Mundo

More in Empleo

Copyright © 2017 WTC-Radio MB, C.A. J-40667181-9 Torre de Oficinas World Trade Center Valencia, PL-9. Carabobo, Venezuela