Opinión

Conservemos la fuerza y la fe; por Luis José Gómez Mota

Conservemos la fuerza y la fe; por Luis José Gómez Mota

Luis José Gómez Mota

El diccionario de la Real Academia Española aporta unas dieciséis definiciones para la palabra fuerza, un término derivado del latín fortia. Simplificando el asunto, la RAE señala a la fuerza como la fortaleza, la robustez, el poder y la habilidad para sacar o desplazar de lugar a algo o a alguien que posea peso o que ejerza resistencia. Cuando leemos este concepto a muchos se nos viene a la mente la fuerza que se ha tenido y que hay que tener para sobrellevar algo como lo que, por casi dos décadas, hoy seguimos viviendo en Venezuela.

Si bien es necesario unos valores y principios firmes para poder lograr la restitución de la democracia en nuestro país y con ello recuperar la vía del desarrollo y progreso de la nación, la fuerza es uno de esos valores esenciales para lograr tan deseada solución a nuestros problemas. Sin lugar a dudas, podemos determinar que la fuerza es el motor que permitirá a los ciudadanos mantenerse constantes, perseverantes y conscientes, desde sus espacios de trabajo y de lucha hasta lograr el objetivo.

¿De dónde sacamos tanta fuerza después de tanto ahogo?

Decir que hay un gran espacio de donde podemos seguir sacando fuerza en el año 2018, cuando en Venezuela ya se habla de diversos crímenes de lesa humanidad, de la inflación más alta en la historia del mundo, de una de las crisis humanitarias más fuertes de Latinoamérica y el mundo, de intentos de disolver el parlamento electo por la mayoría de los ciudadanos, de una las tasas de inseguridad y violencia más altas del mundo y de uno de los éxodos masivos más grandes en la historia del mundo hasta la actualidad, pues sin pensarlo puede considerarse algo totalmente fuera de lugar, pero para sorpresa de muchos, no es así. Es aquí donde juega un rol fundamental la bien llamada fe.

La fe es un término habitual que las personas asocian concisamente al ámbito religioso.  Sin duda, su definición resulta compleja y aunque lo que la engloba no solo abarca lo exclusivamente religioso una de las primeras aproximaciones de su definición la encontramos en la Biblia, Hebreos 11:1, la cual cita:“Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve”. Así las cosas, cuando perseveramos por lograr una meta digna, estamos practicando la fe, porque manifestamos nuestroanhelo en algo que aún no podemos ver.

Entonces para mantener la fuerza, pese a las circunstancias, por más espinosas que estas sean, necesitamos de la fe.

Al dirimir todo este tema de cómo sacar fuerza, aunque no parezca existir lugar alguno donde encontrarla ante tanta oscuridad, recordé una hermosa poesía en la que el Escritor venezolano Ernesto Escobar mencionaba dentro de ella:“Fuerza, fuerza y fe para el que soporta las bombas y el que sufre en las mazmorras, fuerza para el que lucha, para que no deje de creer, fuerza, fuerza y fe. Fuerza y fe, para las madres que lloran, para una nación que sufre cuando uno de sus hijos parte para no volver. Fuerza, cuánto la necesitamos, fe, una bandera de lucha, una patria robada que aún late en el corazón, a pesar de las balas, de los gases que asfixian y de las viles torturas…”, tan solo este impresionante y completamente sentimental extracto de su poesía titulada “Fuerza y fe, un poema para Venezuela”ilumina el camino de todo aquel venezolano que se niega a rendirse, de todo aquel venezolano que desea brindar lo mejor de sí pese a las dificultades para así dejar en alto a su país, independientemente de donde esté.

Lo que hoy vivimos en Venezuela, por muy cliché que pueda entenderse, es un parto; porque por más mareos, náuseas, insomnios, dolores de cabeza y más, lo mejor y más hermoso está por venir. Tan solo dependerá que tan fuertes seamos y que tan lleno de fe nos encontramos.

Hoy, como siempre, creo en tí y en tu gente Venezuela, en esa que día a día se levanta cada mañana, sea en Madrid, Miami, Santiago, Bogotá o sin duda en algún lugar de Venezuela; en esa que llega agotada cada tarde noche de un día de repleto de trabajo, pero con la convicción de que está haciendo lo mejor; en esa que no olvida, que sin importar donde esté y donde haya llegado, mantiene su corazón en Venezuela. Creo en ti y en tu gente Venezuela, porque estoy lleno de fuerza y enriquecido de fe.

No perdamos nuestro norte ¡conservemos la fuerza y la fe!

Luis José Gómez Mota.

Artista plástico, Atleta Federado, Activista social, Defensor de los DDHH y futuro Abogado.

Instagram/ Twitter: @lj_GomezMota

Click to add a comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

Opinión

More in Opinión

Copyright © 2017 WTC-Radio MB, C.A. J-40667181-9 Torre de Oficinas World Trade Center Valencia, PL-9. Carabobo, Venezuela