Leyes

El BCE pide reformas legales que ayuden a la banca a reducir su morosidad

El BCE pide reformas legales que ayuden a la banca a reducir su morosidad

El Banco Central Europeo (BCE) sigue preocupado por el alto nivel de morosidad que aún arrastran las entidades de algunos países, ya que considera que entorpece la rentabilidad del sector, la concesión de crédito y el crecimiento económico. Ante esa situación, el supervisión ha publicado una guía con instrucciones a la banca sobre cómo acelerar la reducción de esos activos improductivos. Pero además reclama a los gobiernos nacionales reformas legislativas que permitan a los bancos sanearse con mayor agilidad.

«Los marcos regulatorios, legales y judiciales influyen en la estrategia de las entidades y en su capacidad de reducir los créditos morosos», explica el BCE en esa guía, en la que cita obstáculos legales y judiciales por ejemplo a la ejecución de las garantías.

Ayer, durante su conferencia anual, la presidenta del Mecanismo Único de Supervisión (MUS), Danièle Nouy, reclamó a los legisladores nacionales modificar las leyes en ese sentido para que sea posible una rápida resolución de los préstamos dudosos, cuya ratio en la zona euro se redujo 2016 al 6,5%.

Dada esa situación, Nouy también valoró positivamente la propuesta de la Autoridad Bancaria Europea (EBA) de crear un banco malo europeo en el que las entidades afectadas puedan dejar sus activos tóxicos. La supervisora considera que un mecanismo centralizado «reduciría el estigma de los bancos de los países que lo usen y mejorará el poder negociador de los bancos» al vender esos activos.

Gestión industrializada

El MUS ha elaborado una guía sobre préstamos dudosos con pautas concretas de actuación. Aunque no tienen carácter vinculante, el BCE aclara a la banca que «cualquier desviación de su contenido deberá ser explicada y justificada claramente cuando el supervisor lo solicite». La guía obliga a los bancos a fijar objetivos cuantitativos de reducción de activos morosos a corto (1 año), medio (3 años) y largo plazo y crear unidades especializadas en la gestión de esos activos.

El supervisor llega a plantear la posibilidad de que, en el caso de deudores particulares, creen modelos industrializados. Al respecto, incluso detalla la estrategia de llamadas telefónicas a los deudores (una vez al día a los morosos de más riesgo) y el horario de esos contactos: de 8 de la mañana a 9 de la noche entre semana y hasta las 5 de la tarde en sábado y domingo.

En el plano contable se insta a reforzar el registro anticipado de la morosidad y de las provisiones necesarias y, además, a ser más estrictos con la refinanciación y reestructuración de créditos, evitando así que sea una método para aplazar el reconocimiento de pérdidas. De igual modo obliga a actualizar con regularidad la tasación de los activos adjudicados.

Adaptación al Brexit

Nouy avisó de que junto a ese lastre de activos improductivos hay un exceso de capacidad instalada en algunos mercados que lastran la rentabilidad de los bancos, y que en esa situación existe una necesidad de consolidación: esto es, más fusiones.

Además, el BCE se prepara ya para el caso de un «Brexit» duro en el que los bancos de la City pierdan el pasapote para operar en la Eurozona y quieran, por eso, mudarse a la zona de la moneda única. En ese caso, el supervisor concederá a los bancos un plazo de adaptación gradual a las exigencias comunitarias, y vigilará que no sean traslados ficticios de la sede para luegos seguir operando desde Londres.

Fuente: ABC.es

More in Leyes

Copyright © 2017 WTC-Radio MB, C.A. J-40667181-9 Torre de Oficinas World Trade Center Valencia, PL-9. Carabobo, Venezuela