Internacionales

Asesinan a periodista mexicano que estaba bajo protección

Asesinan a periodista mexicano que estaba bajo protección

El periodismo tiene otra tumba abierta en México. El informador Pedro Tamayo Rosas, de 43 años, murió asesinado a última hora de la noche del miércoles en su domicilio de Tierra Blanca, Veracruz. La víctima estaba bajo protección estatal después de haber recibido amenazas.


De poco le sirvió. Las primeras versiones apuntan a que sobre las once de la noche, un coche negro paró frente a su casa, dos sicarios bajaron y, sin ningún obstáculo, lo mataron de ocho balazos. Algunos medios apuntan a que lo acribillaron delante de su familia.

Tamayo había trabajado en diarios locales de Veracruz, como El Piñero de la cuenca, Al calor político, Mi Revista Veracruz o El Cañero de la cuenca. Bajo el nombre de En la línea del fuego daba cuenta de los crímenes que azotan este territorio infestado de zetas. Su última información versó sobre la desaparición de un policía municipal.

“El quehacer reporteril de Pedro en Tierra Blanca era complicado, pues en muchas ocasiones había sido intimidado por las fuerzas del poder oficial. Y es que sus publicaciones -la mayoría de violencia- incomodaban”, señaló El Piñero de la cuenca.

Medios amenazados

En enero pasado, según El Universal, recibió amenazas cuando un empresario local, vinculado al cártel Jalisco Nueva Generación, entró en tratos con él para lanzar un diario. En su denuncia, sin embargo, el periodista aseguró que en nombre del gobernador “policías vestidos de trabajadores de Telmex” habían acudido a su domicilio y le habían dicho a su esposa que le “bajara de huevos y dejara de estar chingando”. Tamayo, bajo los auspicios de la Comisión Estatal de Protección a Periodistas, fue trasladado a Tijuana. Pero hace poco tiempo regresó a Veracruz por voluntad propia.

En la noche de su muerte, Tamayo, según medios locales, estaba en la puerta de su casa, atendiendo un puesto de comida con su familia. Una patrulla de la policía acababa de hacer la ronda, cuando llegaron los asesinos. En el lugar del crimen, quedaron ocho casquillos de nueve milímetros y la mancha oscura de la impunidad.

“Era un reportero incómodo. Era un reportero que tenía la premisa de informar las situaciones de riesgo, las complicaciones de una región históricamente violenta. Era un reportero que marcó una vida al lado de una cámara y al son del teclado. Era un reportero. Y fue un reportero que murió teniendo el blindaje del estado”, afirmó en un editorial El Piñero de la Cuenca.

“Ha sido un ataque a quienes ejercemos la noble labor del periodismo. Y máxime para quienes lo hacemos desde una geografía asolada por el crimen organizado y olvidada por las autoridades como los es la región de la Cuenca del Papaloapan”, indica el diario local.

Un profesión peligrosa

Desde el año 2000 han muerto violentamente unos 90 reporteros en México. Una cifra convierte al país en el lugar más peligroso de América para ejercer la profesión. El punto negro es Veracruz, con 17 informadores muertos desde 2010, fecha en que el gobernador Javier Duarte de Ochoa se hizo con el poder.

A diferencia de otros crímenes, en el caso de Tamayo la amenaza era pública y había activado el protocolo de seguridad. Como es habitual, la víctima no trabajaba para ningún medio importante y carecía de dinero para protegerse a sí mismo. El 90% de los asesinatos de periodistas en México quedan impunes.

Con información de El País de España

Internacionales

More in Internacionales

Copyright © 2017 WTC-Radio MB, C.A. J-40667181-9 Torre de Oficinas World Trade Center Valencia, PL-9. Carabobo, Venezuela