Internacionales

6 grandes historias que probablemente te has perdido este año (y no deberías)

6 grandes historias que probablemente te has perdido este año (y no deberías)

Piensa de nuevo en las grandes historias del año. ¿Qué te salta a la mente? ¿Las elecciones? ¿El ataque terrorista en Niza? ¿El brexit?, informó CNN


Hubo tantas noticias en 2016 que un montón de grandes historias probablemente quedaron fuera del radar. Con la ayuda de nuestros editores y los expertos de Media Matters for America y el Poynter Institute for Media Studies, creamos esta lista de historias que probablemente te has perdido este año:

Myanmar: un ícono de la paz permanece en silencio frente a asesinatos en masa

Los rohinyás son un pueblo perseguido y apátrida que, según un grupo pro derechos humanos, está siendo eliminado sistemáticamente en una ofensiva total del ejército de Myanmar. Las acusaciones son horribles: las tropas queman pueblos enteros, utilizan helicópteros desde los que comienzan a llover balas y violan a mujeres y niños en una escala masiva.

La mayoría budista de Myanmar niega las acusaciones de limpieza étnica, mientras los medios de comunicación estatales llaman a los rohinyás, que son musulmanes, “pulgas humanas detestables” que tienen “que ser eliminadas”. Todo esto está ocurriendo bajo la mirada de Aung San Suu Kyi. Suu Kyi, quien hace pocos años ganó el Premio Nobel de la Paz y ha pasado su vida luchando por el fin del régimen militar de Myanmar. Ahora, es la líder de facto de la nación, pero, al igual que los líderes militares que le antecedieron, se ha mantenido en silencio sobre las atrocidades.

Bosnia: un ‘carnicero’ es encontrado culpable de genocidio

Durante la guerra de Bosnia, la ciudad de Srebrenica era supuestamente una zona segura de las Naciones Unidas en el territorio controlado por los serbios. Pero las tropas, bajo el mando de Radovan Karadzic, traicionaron esa promesa, tomaron la ciudad y masacraron a más de 7.000 personas, vertiendo sus cuerpos en fosas comunes para cubrir la evidencia.

Por su papel en el genocidio, Karadzic fue apodado el “Carnicero de Bosnia”. Y en marzo, se encontró con su destino: 40 años de prisión. El veredicto “lo expone por lo que realmente era: el arquitecto de la destrucción y el asesinato en una escala masiva”, dijo el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos.

Karadzic es el funcionario de mayor rango acusado en relación con esta guerra.

Las prisiones privadas, ahora de salida

La decisión del Departamento de Justicia estadounidense, en agosto, de detener el uso de las prisiones privadas fue una victoria monumental para activistas de los derechos de los presos, pero apenas fue destacada en los medios nacionales debido a una historia más sensacional: el cuento de Ryan Lochte sobre un robo durante los Juegos de Río.

El Departamento de Justicia dijo que las prisiones privadas no ofrecen mejores recursos, no reducen costos ni tienen mayor seguridad o protección. El anuncio solo afecta a 195.000 reclusos en las cárceles federales, una pequeña porción de los 2,2 millones de reos adultos de Estados Unidos. Tampoco tiene impacto en los centros de detención de inmigración privados, ya que aquellos están bajo gestión del Departamento de Seguridad Nacional. Aún así, los defensores de la reforma carcelaria creen que esto podría ser el principio del fin de las prisiones privadas.

Hispanos muertos por disparos de policías

Hasta ahora, en este año, 155 hispanos murieron por disparos de la policía, de acuerdo con una base de datos del Washington Post. Sin embargo, aunque los medios de prensa informaron ampliamente sobre las muertes de afroamericanos provocadas por agentes, los casos que involucran a hispanos no han recibido mucha atención.

Las razones son complicadas e inquietantes. Por un lado, las normas son diferentes en las distintas fuerzas del orden de la nación. Las organizaciones gubernamentales y policiales también clasifican de manera diferente la raza. Algunas no registran la raza en absoluto. Otras a menudo agrupan a los hispanos en la categoría de “blanco”.

“Los datos sobre los latinos involucrados en el sistema de justicia criminal, ya sea como acusados o como víctimas de la delincuencia, están penosamente ausentes”, dice Franklin Cruz, del Justice Management Institute, con base en Washington

“Literalmente, no sabemos cuántos latinos son arrestados, cuántos sufren brutalidad policial, o cuántos mueren”.

Los primeros refugiados climáticos

2016 fue el año en el que, por primera vez, el cambio climático obligó a estadounidenses a trasladarse a otro lugar. ¿Los primeros “refugiados climáticos”?

Se trata de los residentes de la pequeña Isla de Jean Charles, en Lousiana, que ha perdido el 98% de su territorio desde 1955. John Sutter, de CNN, informó en abril pasado, que el pantano de la frágil costa de Louisiana está desapareciendo a un ritmo galopante: cada hora, el terreno equivalente a un campo de fútbol es cubierto por las aguas del Golfo de México. Sí es cierto, un campo de fútbol cada hora. Canales y tuberías de petróleo y gas han labrado lo que queda de la marisma, haciéndola más vulnerable al colapso. Y mientras se desmorona la marisma, los mares suben por el derretimiento de las capas de hielo.

Colorado: se legalizó la marihuana y el mundo no se acabó 

Cuando Colorado habló por primera vez sobre la legalización de la marihuana, los opositores a la medida pintaron un cuadro de penumbra y fatalidad: que aumentaría el consumo en los menores, las detenciones por marihuana y las muertes en las carreteras. Pues bien, en el estado, la marihuana recreativa es legal para los adultos mayores de 21 años desde hace tres años y el mundo no se ha acabado todavía. Las estadísticas muestran que el consumo de marihuana entre los adolescentes no ha registrado cambios desde la legalización. En general, las detenciones por marihuana han disminuido -46% a partir de 2012-2014- y los accidentes de tráfico mortales se mantuvieron estadísticamente estables.

Internacionales

More in Internacionales

Copyright © 2017 WTC-Radio MB, C.A. J-40667181-9 Torre de Oficinas World Trade Center Valencia, PL-9. Carabobo, Venezuela